Intolerable decisión del CAC: en TV3 se puede llamar “fascistas” a PP y C’s


El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) considera que calificar como “fascistas” al PP y a C’s, por parte de un televidente a través de un mail en la tertulia de Els Matins de TV3, emitida el pasado 20 de julio, entra dentro de lo que denomina “opiniones de la audiencia”.

En respuesta a una queja del Grup de Periodistes Pi i Margall, el CAC respalda a la presentadora del programa matinal y no reprende a TV3 en ningún asunto al considerar que tanto la presentadora como la “opinión de la audiencia” fue correcta.

Esta decisión es absolutamente intolerable en una democracia como la española. Para el grupo de periodistas es inadmisible que en una televisión -menos aún si es pública- se permita la emisión de un comentario de un espectador vinculando a dos formaciones democráticas y legales como si fueran “fascistas”.

Tal y como recogía la queja presentada ante el regulador, el Grup de Periodistes Pi i Margall defiende que tanto la presentadora como el resto de responsables del programa de TV3 encargados de seleccionar el contenido de los mensajes de los espectadores que se leen en antena llevaron a cabo una mala praxis periodística.

Así, estos se saltaron -entre otros puntos legales- varios artículos del Libro de Estilo de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) como el 1.1.2.3.1 y el 2.1.3.5.2.1, pero sobre todo, el 1.1.1.2.5, que hace referencia a la responsabilidad editorial de TV3 al leer el comentario que se refería al PP y a C’s: “El Jordi, de Santa Coloma de Gramanet, es una cuestión matemática porque el orden de los fascistas -dice él- no altera el producto”.

Finalmente, el CAC, que respalda por tanto la posibilidad de que en TV3 se pueda insultar de esta manera al PP y a C’s dando pie a que sectores ultras utilicen un medio de comunicación público para romper la convivencia entre los ciudadanos, tan solo recuerda a la CCMA que debe reforzar los filtros sobre los contenidos que se difundan en antena, una recomendación contradictoria con la inacción ante una flagrante falta de filtro, como se ha demostrado.

(12 de diciembre de 2016)