En apoyo de los periodistas y la APSC


El Grup de Periodistes Pi i Margall se solidariza con los periodistas que el pasado 9 de mayo no pudieron ejercer su trabajo en la Facultad de Historia de la Universidad de Santiago de Compostela (La Coruña) debido a que un grupo de estudiantes les impidieron acceder al lugar en el que se iba a desarrollar una conferencia de Alejandro Cao, delegado para el extranjero de Corea del Norte.

El Grup de Periodistes Pi i Margall secunda, así, la denuncia realizada por la Asociación de Periodistas de Santiago de Comspostela (APSC), a la que se ha sumado la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Para la APSC, “es intolerable que estos sucesos de censura permanezcan hoy en día en el seno de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), debiendo el Rectorado tomar las medidas cautelares oportunas para evitar situaciones como ésta”.

Según los organizadores, se trataba de un “acto privado en un aula y no de una convocatoria de prensa”. Para la APSC, el singular perfil de Alejandro Cao, fiel seguidor desde hace tiempo de la dictadura norcoreana y de su líder Kim Jong-Un, tiene un “indudable interés informativo, independientemente de las consideraciones que a cada uno le merezca el citado personaje”.

El Grup de Periodistes Pi i Margall considera que un acto público de este interés, y celebrado en el seno de una institución pública como la Universidad de Santiago de Compostela, merece ser cubierto por los periodistas que lo deseen sin cortapisas y con las facilidades necesarias para ejercer su deber, que no es otro que el de informar a la sociedad.

En este sentido, el grupo de periodistas reprocha tanto la actitud de los organizadores de la conferencia como de los estudiantes que decidieron convertirse en “jueces” de lo que es digno de ser cubierto por la prensa y lo que no.

15 de mayo de 2017