El Grup de Periodistes Pi i Margall denuncia el acoso político contra “El Periódico”


El Grup de Periodistes Pi i Margall denuncia el acoso político que desde la Generalidad de Cataluña, institución representada por su consejero de Interior, Joaquim Forn, y el funcionario y mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, llevan a cabo en los últimos días contra la prensa y los periodistas que investigan los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils del pasado 17 de agosto.

Las palabras pronunciadas hoy por Forn y Trapero, contra “El Periódico”, su director, Enric Hernàndez, y su coordinador de redacción, Luis Mauri, son de una extrema gravedad y tanto el consejero como el mosso han cruzado una línea que jamás se puede traspasar en una democracia libre. Los medios existen, entre otras razones, para fiscalizar al poder político, no al revés.

Al margen de la gestión realizada por la policía autonómica en el mayor atentado producido en Cataluña en los últimos 30 años (de la que quedan muchas preguntas sin respuesta), es inadmisible el acoso que se ha hecho sobre los medios (el lunes, Trapero, en una entrevista, por llamarlo de alguna manera, en Catalunya Ràdio, llegó a amenazar a los medios con un “Veremos quién gana”) por querer presentar la verdad de lo ocurrido en Barcelona y Cambrils.

Un atentando (que ha dejado 16 muertos y un centenar de heridos) que, por cierto, todavía no ha llevado consigo ni una sola dimisión en el cuerpo policial encargado de evitar los atentados en Cataluña, ni de nadie de la estructura de la Consejería que tiene las competencias exclusivas.

El Grup de Periodistes Pi i Margall defiende a los Mossos d’Esquadra, a todos y cada uno de los policías que cada día se dejan la piel para que en Cataluña se viva en convivencia, pero denuncia, y así lo seguirá haciendo, a todos y cada uno de los dirigentes políticos (también a los aspirantes a serlo) que señalan a los medios de comunicación y a los periodistas por hacer su trabajo.